martes, 10 de diciembre de 2013

El periódico británico THE GUARDIAN pone al descubierto las relaciones financieras entre Mussolini y el Vaticano

 

LA IGLESIA CATÓLICA SE NIEGA A HACER COMENTARIOS SOBRE LAS EVIDENCIAS

El periódico británico The Guardian ha hecho saltar la liebre de una de las fuentes de financiación de la Iglesia Catolica durante la primera mitad del pasado siglo XX. Según el rotativo londinense, el Vaticano adquirió propiedades en Suiza, Francia e Inglaterra con el dinero recibido del Gobierno del dictador fascista Benito Mussolini durante durante los años que duró su régimen en Italia.

29 de enero de 2013

El periódico británico The Guardian ha hecho saltar la liebre de una de las fuentes de financiación de la Iglesia Catolica durante la primera mitad del pasado siglo XX. Según el rotativo londinense, el Vaticano adquirió propiedades en Suiza, Francia e Inglaterra con el dinero recibido del gobierno del dictador fascista Benito Mussolini durante durante los años que duró su régimen en Italia. A esa conclusión llegó el diario británico después de someter a una investigación periodística los datos que poseía y acudiendo a los archivos del servicio de inteligencia británico.

El Vaticano, escribe The Guardian, utilizando una red de empresas fantasmas, se hizo con la posesión de edificios en Londres, como el de la tienda de Bulgari en la calle New Bond o el del banco Capital Altium en la plaza de Saint-James, así como con otros bienes inmuebles en el Reino Unido, Francia y Suiza, por un valor total de unos 800 millones de dólares.

El dinero para hacer posible este tipo de operaciones de compra, había sido recibido por la Santa Sede en 1929, del Gobierno de Benito Mussolini a cambio del reconocimiento formal por parte de la Iglesia Católica de su régimen fascista.

No obstante los datos aportados por The Guardian, el arzobispo Antonio Mennini, representante oficial del Vaticano ante el Gobierno de Londres, se negó a comentar las evidencias mostradas por el periódico londinense.

PRECISIONES SOBRE EL ARTÍCULO DEL PERIODICO BRITÁNICO

Por otra parte, el también conocido periodista de investigación, Daniel Estulin, precisó que la información del británico The Guardian «puede ser interesante para la gente de la calle», pero para los expertos «nada de lo que se está contando es obviamente una sorpresa». En opinión de Estulin, la Santa Sede siempre ha escondido su dinero, ya que en primer lugar es una organización que se centra en los negocios, y no en la religión. «El Vaticano siempre ha sido una empresa de negocios, lo de la religión es secundario», apunta el periodista. «La religión tiene 1.700 años, y esa gente durante 1.700 años se ha dedicado a ganar dinero. Ese su negocio principal», indicó el periodista.

Daniel Estulin, que es el autor del súper ventas La verdadera historia del Club Bilderberg, conduce en la radiotelevisión rusa RT, el programa «Desde de la sombra». Cada semana entrevista a algunos de los expertos más polémicos en el mundo de la política profunda, desvelando por el camino los secretos más oscuros de las élites y presentándolo de una forma amena al público.

«La religión —dice Estulin— tiene 1.700 años, y esa gente durante 1.700 años se ha dedicado a ganar dinero, es su negocio principal». Daniel Estulin opina que una parte de la riqueza del Vaticano se ha utilizado para formar el grupo internacional de bancos, llamado Grupo Inter-Alfa, que fue montado por la familia Rothschild, «la mano derecha de la reina de Inglaterra», y que controla un 70% de las finanzas mundiales.

Daniel Estulin señala que hay otras organizaciones, vinculadas con el Vaticano, que tienen su dinero «bien escondido» y que no han sido mencionadas por The Guardian. Entre ellas, según el periodista, se encuentran «bancos grandes y pequeños, pero muy privados y muy importantes, y muy sucios».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada