lunes, 2 de diciembre de 2013

«Las pensiones no se tocan»


Manifestación de Bloque Obrero, CGT y CNT en contra de la reforma del PP

Valladolid, 1 de diciembre de 2013

Comienza diciembre igual que acabó noviembre: con manifestaciones sectoriales en la calle. La última: «Contra la reforma de las pensiones», convocada por Bloque Obrero, CGT y CNT, que ha salido de la plaza Portugalete y ha concluido en la plaza Alberto Fernández (Rondilla).

La protesta, que ha partido a mediodía a los gritos: «La crisis que la paguen los capitalistas» y «La lucha es el único camino», se abría con una pancarta: «Unidad anticapitalista. CONTRA LA REFORMA DE LAS PENSIONES. Las pensiones son nuestras y exigimos que lo sigan siendo», firmada por las tres organizaciones convocantes.

El Bloque Obrero, delante, con una pancarta: «Unidos podemos vencer. Construyamos poder popular». Detrás, un mar de banderas rojo y negras y dos pancartas: «Acción directa. Apoyo mutuo» y «Lucha por unas pensiones dignas», firmadas por CGT y CNT, respectivamente.

La marcha, formada por menos de medio millar de personas, ha subido por la calle Angustía para enfilar hacia Santa Clara atravesando Torrecilla, para continuar por la Avenida de Palencia y entrar en Rondilla por la calle Soto y por Mirabel hasta el centro cívico, donde se leyó el manifiesto.

Durante el recorrido, los manifestantes han coreado «Que se queden sin pensiones, los Borbones»; «Los recortes a la Casa Real»; «Las pensiones no se tocan»; «La crisis que la paguen los ricos»; «La lucha es el único camino»; «Con la pensión de mi abuela no se juega»; «PSOE y PP la misma mierda son» y cánticos a favor de «colgar» a Rajoy si «toca las pensiones».

Planes privados

En el manifiesto elaborado por las tres organizaciones convocantes se denuncia que «la reforma de las pensiones se sustenta sobre la falsa creencia de que el sistema público de pensiones no es sostenible, recorta el poder adquisitivo de las pensiones, liga su revalorización a la inflación (lo que supondría la reducción de una pensión media de 2.460 euros en un plazo de seis años), establece la jubilación ordinaria a los 67 años, amplía los años de cotización a 38 y medio y penaliza especialmente a la mujer trabajadora. Por tanto, no es más que una herramienta del Gobierno para favorecer los planes de pensiones privados ofertados por la banca a costa de sacrificar los derechos de los trabajadores y trabajadoras, condenándolos a una vejez cada vez más pobre».

Asimismo, manifestan «la connivencia de partidos autoproclamados de izquierda y de las cúpulas de los sindicatos mayoritarios que se erigen como los principales defensores de las pensiones, pero que han decretado y pactado reformas neoliberales que han favorecido la destrucción de derechos y servicios básicos».

«Frente a esta estrategia», defienden Bloque Obrero, CGT y CNT, «que sí hay riqueza suficiente para garantizar pensiones dignas y que la solución no pasa por endurecer las condiciones de trabajo y recortar salarios, sino que los mayores esfuerzos tienen que hacerlos aquellos organismos financieros y empresas con ganancias que más se están beneficiando de la crisis».

La propuesta también incluye el «garantizar el derecho efectivo al empleo para todos y todas. Disminuir la jornada laboral para dinamizar la vida social de trabajadores y trabajadoras, mejorar la conciliación con la vida familiar y fomentar su acceso a la cultura y el conocimiento».

«bligar por ley a las empresas con beneficios a realizar contrataciones y ajustar los ritmos de trabajo a condiciones humanas», es otra de las propuestas, junto a la eliminación de los planes de pensiones privados y la articulación de la autogestión social de los recursos públicos.

Por último las tres organizaciones piden «garantizar por ley la jubilación a los 60 años, con una pensión digna. Reconocimiento del trabajo social no remunerado, así como igualdad de derechos, a efectos de cotización para la pensión».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada