domingo, 2 de noviembre de 2014

Madrid sale a la calle en la jornada internacional de solidaridad con Kobane



Madrid, 1 de noviembre de 2014. Cientos de ciudadanos han recorrido hoy las calles de Madrid, en el marco de una jornada de solidaridad internacional con el pueblo kurdo de Kobane, que se enfrenta en solitario y desde hace semanas al grupo yihadista Estado Islámico (EI). La manifestación ha estado convocada por el Comité de Solidaridad con Rojava y el Pueblo Kurdo.

Kobane, una ciudad de mayoría kurda situada en la región de Rojava (Kurdistán Oeste), en la frontera turco-siria, y su paso fronterizo se han convertido en uno de los objetivos principales del EI.

El pueblo kurdo de Rojava, que optó por no alinearse con ninguna de las partes en conflicto cuando estalló la guerra civil en Siria, comenzó la construcción en la región de un nuevo proyecto democrático basado en la autogestión y en el respeto a los derechos de las minorías étnicas, religiosas y lingüísticas, y allí se refugiaron miles de desplazados por la guerra civil siria que encontraron en Kobane un reducto de paz.

Ahora, el avance del Estado Islámico mantiene la ciudad sitiada y su población resiste el asedio desde hace más de un mes, organizada en milicias que integran hombres y mujeres en una proporción casi igual.

«La situación es muy grave», alertan desde el Comité de Solidaridad con Rojava y el Pueblo Kurdo, que denuncia, no sólo «la violación masiva de los más elementales derechos humanos» por parte del Estado Islámico, sino también “la complicidad de Turquía» con éstos, a la que acusan de «armar y financiar al EI con el fin de facilitar el exterminio del pueblo kurdo» y a la que consideran responsable de lo que está ocurriendo en la franja de Rojava.

«Turquía, que cuenta con más de 15 millones de kurdos entre sus habitantes, está en contra del pueblo kurdo», lamenta Nieves Iparraguirre, miembro del Comité, que explica así la decisión del gobierno turco de cerrar sus fronteras ante el ataque del EI. «Al cerrar las fronteras, no sólo impiden a la población civil escapar de los brutales ataques del Estado Islámico, sino también que los kurdos de Turquía e Iraq puedan engrosar y refrescar las filas de la resistencia que defiende Kobane», explica Iparraguirre.

Por ello exigen, lo primero, «el levantamiento del bloqueo sobre la ciudad por parte de Turquía», añade Roberto, también portavoz del Comité. Pero también reclaman a la comunidad internacional «que vuelva a bombardear al Estado Islámico; porque es la única manera de rebajar la presión sobre Kobane, que se está enfrentando al EI en solitario y en inferioridad de condiciones» y que «dejen de favorecer al Estado Islámico con sus actuaciones».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada