domingo, 9 de noviembre de 2014

Francia: Los mineros huelguistas de 1948, rehabilitados… en 2014

 

Por PATRICK ROGER

02/11/14

Supone la conclusión de un largo recorrido, que ha durado varios decenios, para obtener reparación de las injusticias sufridas por los mineros huelguistas del Paso de Calais, en 1948 y 1952, reprimidos por la fuerza de las armas, despedidos y expulsados. La ministra de Justicia, Christine Taubira, anunció el jueves, 23 de octubre, en la alcaldía de París, con ocasión de una velada de homenaje y de la proyección de la película L´Honneur des gueules noires («El honor de las bocas negras»), de Jean-Luc Raynaud, consagrado a la gran huelga de 1948, que el gobierno presentará una enmienda al proyecto de ley de finanzas para 2015 que reconozca el «carácter discriminatorio y abusivo» de sus despidos.

Entre los invitados de honor del jueves noche estaba Norbert Gilmez, de 92 años, uno de los escasos supervivientes de las huelgas de 1948. Tenía entonces 28 años. Minero huelguista en Mazingarbe, fue encarcelado durante dos semanas y después despedido, como 3.000 de sus colegas. Cubierto de deudas, tuvo que revender su bicicleta y hasta el cochecito de bebé de su hija para rehacer su vida lejos de la mina, puesto que los patronos de la región se negaban a contratar a un «despedido de 1948». Desde entonces, no ha cejado en la lucha por obtener justicia. «Estoy en un estado lastimoso», sonríe este frágil anciano, que se repone de varias operaciones, «pero por nada del mundo me habría perdido esto».

Como él, son 31 supervivientes o sus derechohabientes los que podrán beneficiarse del desembolso de asignaciones de reparación, cuyo montante fijará la Agencia Nacional de Garantías de los Derechos de los Mineros. «Este gesto del Estado es poca cosa. Me inclino con modestia, humildad y un sentimiento de fraternidad profunda ante los protagonistas de esta historia, que considero una lección de vida», subrayó Taubira en el curso de esta emocionante velada de homenaje.

Pues, pese al tiempo que ha pasado, la memoria de estas jornadas de octubre de 1948 sigue intacta. Los decretos Lacoste, ministro de Industria en aquel entonces, que ponen en cuestión el estatuto del minero votado en la Asamblea Nacional en 1946 y el salario mínimo. La huelga, votada por un 90% de los mineros. Y el ministro socialista del Interior, Jules Moch, que envió a los CRS [los antidisturbios] contra aquellos a los que llamaba «renegados».

Hubo seis muertos entre las «bocas negras». Más de un millar de huelguistas fueron encarcelados, tres mil fueron despedidos, desahuciados de sus casas, expulsados de las cuencas hulleras. «No teníamos nada, éramos unos parias», recuerda Norbert Gilmez. Hoy, brilla el orgullo en sus ojos.


Nota de la Redacción: Sobre la represión de las huelgas mineras de 1948, puede leerse más aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada