martes, 8 de mayo de 2012

Cartier-Bresson, fotógrafo y anarquista

Capi Vidal
Reflexiones desde Anarres, 27/01/2012


"El anarquismo es, ante todo, una ética y, como tal, se ha mantenido intacta. El mundo ha cambiado, no es así el concepto libertario, el desafío frente a todos los poderes. Gracias a eso, he logrado zafarme del falso problema de la celebridad. Ser un fotógrafo conocido es una forma de poder y yo no la deseo".
Henri Cartier-Bresson (1998).

Autorretrato

Alguien dijo algo así como que, allí donde hubiera que luchar por la dignidad habría un anarquista. Esta reflexión del gran fotógrafo francés, libertario hasta el fin de su extensa y lúcida vida, es un ejemplo de ello. Cartier-Bresson estuvo en España durante la República, y volvería en diversas ocasiones, identificándose con los anarquistas españoles y reivindicando la anarquía como un sentido ético ante la vida. Jamás abandonó su compromiso social en su recorrido por Europa, Asia, África y América Latina, dejando para la posteridad numerosos momentos históricos y retratos de personajes gracias a su Leica y a su objetivo de 50 mm. No es tan conocido su trabajo para el cine, durante los años 30, con Paul Strand en Estados Unidos y con Jean Renoir en Francia. Su primera vocación, sin embargo, sería la pintura y el dibujo, considerando el surrealismo como una forma subversiva que casaba bien con sus ideas libertarias. Es a principios de los años 30 cuando se fascina por la fotografía, pero nunca abandonará su "pasión privada" por el surrealismo y su amor al dibujo, dedicando sus últimos años a esta faceta y dejando numerosos desnudos femeninos realizados a carboncillo (curiosamente, aquí su interés artístico difiere mucho de su obra fotográfica). De hecho, tuvo un gran interés en fotografia a pintores como Matisse, con tuvo una gran amistad, Braque, Giacometti, Bonnard, Bacon y muchos otros.


Madrid, 1933


Cartier-Bresson se hizo anarquista siendo muy joven, al descubrir mundos diferentes al de las civilizaciones judeocristiana y musulmana. Frente a la inanidad presente en un mundo donde la tecnología posibilita un tropel ininterrumpido de imágenes, reivindicó siempre la sensibilidad del ojo del artista. Curiosamente, y a pesar de considerársele uno de los padres del fotorreportaje y de poseer un innegable compromiso con lo social, se distancia del trabajo de otro gran fotógrafo como Sebastiao Salgado. Cartier-Bresson pensaba que la obra de Salgado no estaba concebida por el ojo de un pintor, sino por el de un sociólogo, economista y militante; a pesar de respetar muchísimo su trabajo, consideraba que el brasileño poseía una "faceta mesiánica" que a él mismo le era ajena. En alguna ocasión, rechazó el trabajo documental y periodístico, ya que lo consideraba "extremadamente aburrido", algo por lo que el propio Robert Capa le recriminó aconsejándole que se apartara de sus orígenes surrealistas, algo que Cartier-Bresson parece que hizo solo públicamente. En cualquier caso, parece que el fotógrafo francés no se consideró nunca un reportero y reivindicó siempre su subjetividad artística: "Cuando voy a algún lugar, intento hacer una foto que resuma una situación que maraville, que atraiga la mirada y que tenga una buena relación de las formas, que para mí es esencial. Un placer visual". Puede decirse que el fotoperiodismo, considerado como mera acumulación y registro de hechos, es para Cartier-Bresson el camino de la nada; lo auténticamente interesante es el punto de vista que se adopte sobre esos hechos, y la fotografía hay que considerarla como una re-evocación de esos acontecimientos. Por otra parte, renunció a trabajar para agencias de publicidad, ya que permaneció firme en su crítica a la sociedad de consumo desarrollada desde los años 60 del siglo XX. Mantuvo siempre hasta el final su rebeldía y encontró más motivos para alimentarla con la aparición de la tecnociencia, que consideraba un auténtico monstruo, y con esa falacia de la "brecha generacional"; Cartier-Bresson reivindicaba una humanidad unida por la solidaridad, valor fundamental con el que se encontró una y otra vez a lo larga de su convulsa y extensa vida, al margen de su edad o condición.

Retrato de Albert Camus, 1947

Echemos un vistazo a las palabras del propio Cartier-Bresson acerca de la actividad fotográfica: "Para mí, la fotografía es el reconocimiento simultáneo en una fracción de segundo del significado de un evento y la organización de las formas que le dan su propio carácter". El ser humano debe encontrar un equilibro entre su vida interior y el mundo que le rodea, buscando la influencia recíproca y llegando incluso a considerar finalmente el resultante de un único mundo que aglutine subjetividad y objetividad. Como ya se ha visto, el fotógrafo francés rechazaba el éxito e incluso el reconocimiento, pero sí deseaba transmitir algo a las personas y saber al mismo tiempo que era bien recibido.


Prisión de New Jersey, 1975

19 comentarios:

  1. Y pulpo animal de compañía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por si acaso:
      Si crees que tus estúpidas gracietas van a condicionar lo que cuelgue en mi blog, lo llevas claro, compadre.

      Eliminar
  2. ¿? la propiedad es un robo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más robo es aprovecharse del esfuerzo ajeno.

      Eliminar
  3. Si claro, desde luego que si, aunque me gustaría saber a qué te refieres en concreto ¿Quién se autoproclama anarquista y se aprovecha del esfuerzo ajeno? ¿Cartier-Bresson anarquista? Por favor que no me hagan reír. Lo de Capi Vidal cada vez que escribe sobre arte es un insulto a la inteligencia. Le debería de dar vergüenza, afortunadamente siempre podrá acudirse a la hemeroteca o a la red, para echarse unas risas con él.

    Protesto

    Echo de menos gente honesta y no oportunistas que se aprovechan de la ignorancia ajena para autopromocionarse y vender cualquier cosa, con el glamour de la etiqueta "anarquista".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando me refiero a lo de aprovecharse del esfuerzo ajeno, es a todo aquel que utiliza los blogs de otra gente para opinar. Lo del esfuerzo ajeno es que mientras el compañero Sorrow empezó este blog el solo, nos invito a algunos a formar parte de él, y yo soy uno de ellos. Aunque muchos de los textos no están escritos por nosotros, y por eso ponemos los nombres de los autores, para ponerlos tenemos que trabajar en ello. Algunos son simplemente «copiar y pegar», pero otros nos han llevado varias horas tenerlos que escribir tecleando, letra a letra, para poderlo publicar por aquí.

      Y claro, mientras unos nos esforzamos, otros simplemente meten sus comentarios y encima nos critican. Prueba tú mismo a hacer un blog, sacarlo adelante y aguantar gracietas de gente extraña. Cómo verás te puedes expresar libremente, y yo también lo hago.

      El comentario está muy relacionado con los dos primeros, en especial como apoyo del segundo.

      Eliminar
    2. Efectivamente, la mayoría de los textos no son propios, aunque unos pocos sí lo son (yo si veo que no hay nada en español escrito sobre un tema que considero fundamental para la ideología libertaria o bien lo traduzco o bien lo escribo yo mismo), pero creo que son absolutamente necesarios para que quien no esté familiarizado con el anarquismo se haga una idea lo más integral posible (no sólo se tratan temas estrictamente "doctrinarios", también se recuperan hechos históricos, autores, textos, artistas y sus obras, etc. que tuvieron, poco o mucho, que ver con el anarquismo). Ante todo, cuando empecé a escribir las primeras entradas del blog quería dejar claro que tenemos una bagaje cultural e histórico y unos principios muy bien definidos que nada tienen que ver con el llamado anarconacionalismo, el anarcoprimitivismo o la vuelta al medioevo propugnada por el impresentable Félix Rodrigo Mora y sus acólitos, fenómenos todos ellos que, pienso, tienen como objetivo acabar con el anarquismo "histórico" y que dudo hayan surgido de manera "espontánea".

      Eliminar
  4. Hola, soy el desvergonzado escribiente de arte (y de otras cosas, ¡uno es así de atrevido!). En mi "defensa" diré, para el amigo "anónimo", que TODO el texto está sacado de declaraciones del mismo Cartier-Bresson. No hay que indagar demasiado para sacar las fuentes. No entiendo el último parrafo, ¿alude a mi persona? Para empezar, presumir la ignorancia ajena es algo muy feo; por otra parte, considerar que uno se autopromociona y trata de vender algo con un (humide) blog es lo que creo que incita a risa. De la palabra "glamour" en este contexto, no opino.
    Es curioso, muy curioso, pero suele darse el caso contrario a lo que dice este hombre (o mujer): gente muy conocida que es anarquista, o simpatiza claramente, se relativiza, se oculta, se niega.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenido seas Capi Vidal! El comentario de Anónimo no tiene nada que ver con nosotros, ni lo comparto. De todas maneras, como parte de este Blog, mis disculpas al ser utilizados por un desconocido para ofenderte.

      Eliminar
    2. Hola, Capi. Yo soy el otro desvergonzado, el que tomó prestado tu estupendo texto (espero que no te haya molestado), porque me parece importante mostrar a la gente que el anarquismo ha sido una idea con la que han simpatizado muchos artistas aunque no fueran militantes estrictos (también he colgado artículos sobre Kafka, Helios Gómez, Edvard Munch, Carl Einstein, etc.) Pero al parecer a cierta parte del Movimiento Libertario, más papista que el Papa, que quiere relegar al anarquismo a una ideología marginal de cuatro iluminados escondidos en una buhardilla, no ha sentado bien. Y además entran aquí como un elefante en una cacharrería, de malas formas, ridiculizando a diestro y siniestro, hablando ex cátedra y excomulgando a quien no coincide con sus puntos de vista. Pero, en fin, me da igual: yo también puedo ser sarcástico (lo cual les molesta porque parecen querer monopolizar el sarcasmo) y, como ya advertí al visitante anónimo, los comentarios despectivos no van a condicionar lo que cuelgue en este blog. Y resulta que tus textos me parecen muy interesantes y están muy por encima de la media de lo que se escribe en los blogs libertarios al uso. Te doy la enhorabuena por tu blog y te animo a seguir escribiendo. Si ladran es que cabalgamos.
      Un abrazo libertario.
      Sorrow.

      Eliminar
  5. Insisto, titular “Henri Cartier-Bresson, fotógrafo y anarquista” es disparatado, es como decir Rodríguez Zapatero libertario, que con él también se puede hacer corta y pega de crónicas periodísticas, y basta con descontextualizar y recortar debidamente la información.
    Te he leído verdaderas burradas sobre Baudelaire, Walter Benjamin, Adorno y la Escuela de Frankfurt, Kant, Hegel y los de la Universidad de Jena y sobre Herbert Read y el arte vitalista y constructivo, ahora le toca a Cartier-Bresson. Es una vergüenza que baste con tener cara para escribir sobre cualquier cosa, cualquier cosa, y que siempre haya burros que aplaudan con las orejas. Supongo que es el reino del tuerto en el país de los ciegos. Curiosa la ligereza con la que aquí cualquiera se llama anarquista a si mismo y a los demás, y además consigue venderlo. En esta atmósfera intelectual no resulta de extrañar lo de Rodrigo Mora y Prado Esteban.
    Un empresario nunca podrá ser un anarquista, amen de muchas más razones, miles, basta con conocer la biografía de Henri Cartier-Bresson más allá de Wikipedia, tener criterio propio y no dejarse impresionar ni manipular.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué tendrá que ver con todo esto Rodrigo Mora? No le hagas más publicidad gratuita a ese impresentable. ¿A quién estás llamando "burro"? Aquí quien ha entrado coceando eres tú. Todavía estoy esperando que me muestres dónde te "amenacé" con "censurarte" (suponiendo que seas el mismo "Anónimo" que lanzó la acusación).

      Eliminar
  6. Sorrow no te burles de la gente, el último texto que has puesto "Sobre el terrorismo y el Estado" de Gianfranco Sanguinetti, nadie con un dedo de frente lo consideraría "fundamental sobre la ideología libertaria", es marxismo heterodoxo o situacionismo como lo quieras llamar, absolutamente prescindible. Menos cuento y más sentido común.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y qué? Creo que es suscribible por un anarquista. No me dés lecciones, que el texto lo conozco desde hace mucho tiempo. Si tanto te molesta lo que cuelgo en este blog vete a Afganistán a confraternizar con los talibanes, que es tu sitio, y piérdete.

      Eliminar
    2. La entrada que el compañero Sorrow ha puesto de Sanguinetti, aunque esté escrito por un marxista, es también interesante y digno a tener en cuenta por otra gente, incluidos los libertarios (¿qué pasa es que ser específicamente anarquista, nos obliga a leer únicamente a autores clasificados como tal?). Es de vital importancia para el movimiento libertario, porque últimamente se están repitiendo sucesos similares, que pueden poner en peligro a todo el movimiento —o como se quiera llamar— libertario. Hay por ahí una gente que se hacen llamar Federación Anarquista Informal que están haciendo atentados, y que «huelen» muy mal. La historia del anarquismo nos enseña que aquella minoría que opta por una vía insurreccional o violenta termina fastidiando al resto, los gobiernos, los estados se sirven de esta gente para justificar la represión. Por esto, el texto de Sanguinetti es recomendable, hay que ser muy, pero que muy, obtuso para no entenderlo.

      Eliminar
  7. Una cosa es el pensamiento libertario y otra muy distinta las pajas mentales de los situacionistas, esto no tiene nada que ver con Afganistán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Gran error el mío!!, por haberle, supuestamente, invitado aquí. Es usted un viejo amargado, —Anónimo—, que molesta con su actitud amargante a los demás. Me da igual el axioma estúpido que dice: «el enemigo de mi enemigo es mi amigo». Porque no es verdad. El hecho que FRM nos caiga mal, recíprocamente, no nos convierte en aliados o amigos, ¡es así! Anónimo, pero maño, ¡eres un jodido pesado! Te pido que dejes en paz a mi compañero Sorrow, porque no aportas nada importante y digno a tener en cuenta. ¡Solamente, mala baba!

      Eliminar
  8. Cartier-Bresson nunca hizo una sola foto para el movimiento libertario. Y durante el periodo de 1936-1939 trabajó como colaborador para el periódico del Partido Comunista Francés. Por otra parte él nunca ocultó sus afinidades ideológicas hasta después de la 2ª Guerra Mundial, en la que como tantos otros, cambió la honestidad intelectual para trabajar en la revista Live y ser uno de los fotógrafos más demandados por la "inocente" prensa internacional. Hay muchísimo más pero pienso que el esfuerzo es bueno e invito a informarse antes de ponerse a escribir sobre algo o sobre alguien, y saber escoger las fuentes.

    ResponderEliminar
  9. Por cierto Krates en mi opinión el axioma al que te refieres es tan estúpido como tú. Mucho más peligroso que la basura religiosa es la mierda situacionista y marxistoide infiltrada en medios autodenominados anarquistas, huérfanos después de la caída del muro de Berlín (y totalmente desacreditados), sin casa como en el cuento de los tres cerditos, ahora son una auténtica quinta columna, una plaga dentro del movimiento libertario, que costará bastante más eliminar que a Rodrigo Mora y Prado Esteban, y además traerá bastantes más problemas.
    Lo dicho, para cristianos, marxistas y capitalistas, el fin justifica los medios, así que serán capaces de todo con tal de conservar sus parcelas de poder y seguir confundiendo y manipulando a la gente, vendiendo anarquismo averiado.

    ResponderEliminar