sábado, 31 de marzo de 2012

Confesiones de un estatólatra

José Luis Carretero
Kaos en la Red, 11/08/2011


Es curioso. Un día me levanté estatólatra. Me tomé un café, me di una ducha, abrí el libro que había comprado el día anterior en la librería La Malatesta, y me descubrí: había un capítulo entero dedicado a mi librito El bienestar malherido (accesible en
www.solidaridadobrera.org, en el apartado de “Campañas”), concretamente un capítulo titulado “Nuevos errores” (el título ya lo dice todo). El libro era El giro estatolátrico, de Félix Rodrigo Mora.

No voy a discutir aquí todo lo que se dice en ese capítulo. Quizás lo haga en otra ocasión. Tampoco voy a contar historias personales que no vienen al caso. Sólo voy, como buen “estatólatra”, pero “con tronío”, a divagar entorno a un par de cosas que me llamaron la atención.

En primer lugar, Félix mantiene (y se lo he oído en otros sitios) que el Estado del Bienestar es producto del fascismo y que las luchas sociales no tienen nada que ver con su instauración. Es como decir que las vacaciones pagadas o los aumentos salariales son un producto de la patronal, y que las huelgas y el sindicalismo no tienen nada que ver con su génesis. Admitámoslo, a los puros efectos dialécticos, aunque sea mucho admitir. Lo que no me queda claro, entonces, es ¿para qué diablos luchó toda esa gente?, ¿qué obtuvo? Miles de personas asesinadas, torturadas, exiliadas, millones de toneladas de sangre derramada… no consiguieron ningún tipo de mejora. Llegó el fascismo y ¡zas!, los engañó a todos. La historia del movimiento obrero, así, parece simple y llanamente un gigantesco error, una mascarada, casi una conspiración de toda esa hidra “liberal” tan increíblemente lista, que lleva siglos mandando sin oposición. Hasta ahora, por supuesto, que ya contamos con los libros de Félix.

Luego, sinceramente, me parece que Félix, en lo práctico, no se termina de aclarar: nos dice que si “se suprimiera el Sistema Nacional de Salud (…) existiría una alta probabilidad de que se creasen servicios autogestionados de salud”, pero en otra parte del libro anima a luchar contra el copago y las privatizaciones, lo que es ampliamente contradictorio con el espíritu del conjunto del texto ¿En qué quedamos? Más bien parece que, ante lo endeble de la tesis principal, se incluye alguna que otra frase puntual que permita defender que no se está diciendo aquello que es corolario lógico de todo lo que se dice.

Porque, claro, si derribando el SNS la autogestión campará a sus anchas, se extenderá y cubrirá a toda la población proletaria (¡uy, perdón por el palabro “proletaria”, debe de ser un deje del pútrido “obrerismo”, casi tan malo como la “estatolatría”!), así, sin esfuerzo ninguno, y sin que millones de personas sufran en sus carnes el quedarse ayunos de toda asistencia sanitaria, y se vean abocados a la enfermedad, el dolor y la muerte; deberíamos apoyar las privatizaciones, ¿no? ¡Que se queden los viejecitos sin pensión ni centro de salud público, que seguro que se autogestionan ellos solos, así, tal cual! No es por ser borde (ni estatólatra), pero lo cierto es que la realidad actual (y no la literatura etnográfica, que siempre es muy sufrida) de lugares sin asistencia sanitaria pública suficiente como Somalia o Haití, no invita a pensar que una cosa lleva a la otra necesariamente… salvo en la preclara mente de Félix y sus aherrojados seguidores.

Yo el caso es que pienso que si se quiere luchar por la autogestión de la salud habrá que extender los conocimientos médicos y sanitarios entre la población, y procurar mecanismos autogestionarios y de control popular de los centros de salud de los barrios. Y, para ello, lo primero que habría que hacer es defenderlos con uñas y dientes de la privatización y la especulación neoliberal (¡uaargg, otro palabro, este usado para “acallar las conciencias” y no sé cuantas cosas más!).

Así que, si de lo que se me acusa, en definitiva, es de defender que los viejos tengan pensión y puedan dejar de trabajar (para algo lo han hecho toda su vida); que haya centros de salud donde no tengas que pagar (más); que todos los niños y niñas aprendan a leer y escribir, y alguna que otra cosa más que les alcancemos a enseñar los “educadores-mercenarios”, que esa es otra (y no sólo los hijos de los ricos); pues la verdad es que sí. Que soy estatólatra. ¡Mira que pasarme la vida entera sin saberlo!

Pienso que Capital y Estado están íntimamente relacionados, es cierto, pero precisamente por ello, creo que sólo la democratización y autogestión de los centros de producción y de vida colectiva puede constituir otro tipo de sociedad. Que no es retirándose a una cueva o a un convento como se puede levantar el armazón de un mundo nuevo. Que el barrio o el municipio tome los centros educativos o los ambulatorios. No abolamos nuestro propio poder de clase (¡jó, otro palabro!) escondiéndonos en un rincón apartado, pero muy “puro”.

Y eso nos lleva a una diferencia esencial con respecto a lo que afirma Félix. Hay quienes (seremos por ello estatólatras, o quizás cosas peores) no soportamos ni la metafísica ni la mística espiritualista. Intentamos ser profundamente materialistas, en el sentido filosófico del término, con todo lo que ello implica: hedonismo, nominalismo, epicureísmo cuando no defensa de los cirenaicos, ateísmo, etc. El idealismo filosófico de Félix es casi proverbial. Ahí está el odio al cuerpo y a la carne, al mundo material (“impuro”, “pancista”, “garbancero”) y la afirmación de la superioridad del espíritu y lo inasible (“el servicio desinteresado”). Una narrativa profundamente religiosa. Que, entre otras cosas, le lleva a considerar el capitalismo como un asunto “de ideas” o de textos, y no de intereses reales de seres humanos concretos. Así, los “liberales” defienden determinados conceptos (“el Estado”, “el trabajo”, etc.) que pasan a estar contaminados por ellos más allá de cualquier análisis táctico de la situación concreta (quien, en el paro, reivindica un trabajo, no sería más que un colaborador del Mal, como quien reivindica un centro de salud público, ante la inexistencia de alternativas). Claro, lo bueno es que “el mundo de las Ideas” necesita de buenos intérpretes que sepan jugar con ellas y combinarlas en bonitas conjunciones, y no de intervenciones prácticas en lo real (que siempre son, de una manera u otra, “impuras”). Ahí aparece Félix.

Ahora bien, lo mejor del capítulo que me dedica es, sin duda, la nota al pié número 58, en la que manifiesta su perplejidad porque en otro libro mío (Entender la descentralización productiva, ¡hay que ver que propaganda me hace este chico!) celebro las luchas de los trabajadores del Metro de Madrid contra su empresa (estatal y pública). No sé si dichos trabajadores estarán tan perplejos como él, dado que tengo el honor de conocer a los más combativos desde hace algunos años y no me han dicho nada al respecto; pero lo que sí me parece contradictorio es su planteamiento, ¿para qué debían, según él, luchar estos trabajadores? ¿Para exigir la privatización de la empresa? ¿Para pedir “servir desinteresadamente” a todos los madrileños? Si les dan algo, ¿no será que la patronal quiere y le interesa, y les está engañando? ¿No debían rechazarlo?

En fin, que no termino de entender toda esta maraña. Será que soy un “estatólatra” irrecuperable, un “hedonista” incorregible, un “obrerista” pútrido.

Vamos, que defiendo una sociedad de bienestar para todos, de autogestión generalizada, sin explotadores ni explotados, con pleno derecho al placer y la alegría para hombres y mujeres.

José Luis Carretero Miramar

PD: Por cierto, lo que sí llega al mal gusto, son ciertas afirmaciones del libro sobre el feminismo y la represión estatal, en las que prácticamente se acusa de colaborar con la tortura y la violencia patriarcal a sus propias víctimas. Ahí de verdad se pasa tres pueblos. Quiero imaginar que no lo releería.

viernes, 30 de marzo de 2012

Algo de la huelga de ayer en la prensa local

Llegada de manifestantes de UGT y CCOO
sobre las siete y media de la tarde en la Plaza Mayor.

Más de 40.000 personas secundan en Valladolid

la manifestación contra la reforma laboral

El Norte de Castilla

Miles de personas, más de 40.000 según los sindicatos convocantes de la manifestación, se han echado a las calles de Valladolid para participar en una marcha contra la reforma laboral y que culmina la jornada de huelga general, que concluirá a las doce de esta noche. La cabecera de la manifestación estaba en una Plaza Mayor abarrotada mientras que la cola de la marcha seguía todavía en Colón. «Encima diréis que somos cinco o seis» fue una de las frases más coreadas durante la protesta y para hacer notar el descontento de los huelguistas con los datos que indican que el paro frenó la actividad en España, pero no la paralizó. Lemas contra el paro y la crisis jalonaron en pancartas el habitual recorrido de las manifestaciones en Valladolid.

La cabecera de la comitiva tardó apenas media hora en recorrer el itinerario previsto, calles de Miguel Íscar, Duque de la Victoria y Ferrari para desembocar en una Plaza Mayor que se llenó de ciudadanos, convocados por las principales centrales sindicales.

Junto a sus afiliados, que portaban pancartas de los dos sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT, también desfilaron miembros de CNT, CGT, el Partido Sain, el Movimiento del 15M y el colectivo conocido como ‘Marea Verde’, a favor de la escuela pública.

Con gritos y consignas como «No nos mires, únete», «Esta reforma la vamos a ganar» y «Menos crucifijos y más sueldos fijos», la riada de manifestantes desbordó en algunos puntos del recorrido la calzada y llenó las aceras de las principales vías del centro de la ciudad, en una tarde en la que el buen tiempo estimuló la participación.

A la cabecera de la manifestación se situaron los secretarios generales de CCOO y UGT en Castilla y León, Ángel Hernández y Agustín Prieto, seguidos a muy poca distancia por una nutrida representación del PSOE. Junto a la portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Soraya Rodríguez, se manifestó la viceportavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Ana Redondo; el secretario general del Grupo Socialista, José Francisco Martín; y el portavoz municipal socialista en Arroyo de la Encomienda, Ismael Bosch.

Ante la nutrida participación de la ciudadanía vallisoletana, Prieto declaró que la manifestación suponía «un buen colofón a una magnífica jornada de huelga». «Ver la cantidad de ciudadanos que hoy están aquí demuestra mucho y quiere decir que el Gobierno tiene que tomar nota», recalcó.

Asimismo, criticó al Ejecutivo de Mariano Rajoy por «mantener» una actitud de «prepotencia total» con los sindicatos, que ahora tendrá que cambiar. Tras la respuesta ciudadana en esta jornada de huelga, Agustín Prieto pidió al presidente del Gobierno que «llame rápidamente a los dos dirigentes nacionales y trate de llegar a un acuerdo» porque, dijo, «si hubiera negociación habría acuerdos».

Para terminar, el secretario general de UGT en Castilla y León aseguró que los sindicatos no quieren que éste «sea un conflicto largo», pero que se verán «obligados» si el Gobierno «no rectifica». Por su parte, Ángel Hernández recalcó que no quería entrar «en una guerra de cifras», ni con el seguimiento de la huelga ni con la participación en la manifestación, y que los hechos hablan por sí mismos. Con esas declaraciones aludía a una manifestación que cuando enfiló la Plaza Mayor, hacia las 19.20 horas, todavía ocupaba prácticamente todo el itinerario previsto...

Y la otra llegada de los manifestantes de CGT y CNT
en Plaza Portugalete, dos horas después que «los otros».

miércoles, 28 de marzo de 2012

Valladolid: Octubre de 1934

Detenciones en la calle Santiago, 1934.

Por OROSIA CASTÁN

(28 de enero de 2010)

En el año 1934 España era una República Parlamentaria, con un gobierno de centro-derecha. La fuerza fundamental de este gobierno era la CEDA (Confederación Española de Derechas Autónomas), cuyo dirigente, Gil Robles, admiraba a Mussolini. Nunca quiso declarar lealtad a la República.

El día 1 de octubre del 34, Gil Robles amenazó al Gobierno de Samper con derribarlo si no le entregaba tres carteras. Los trabajadores y toda la izquierda vieron en esta amenaza el peligro de la entrada del fascismo en España por la vía legal, como ya había ocurrido en Alemania, Austria e Italia.

Desde principios de año hubo muchas tensiones en el campo. En junio se derogó la Ley de Términos Municipales, que había sido la esperanza de miles de jornaleros para mejorar algo sus vidas; esta Ley quitaba al propietario la libertad de acción para contratar a quien quisiera, libertad que los caciques utilizaban para contratar mano de obra de fuera de los pueblos, dejando en la miseria a los trabajadores del campo.

A partir de ahí se produjeron huelgas, que fueron duramente reprimidas, y hubo abundantes detenciones tanto de trabajadores huelguistas como de dirigentes políticos, alcaldes de izquierdas y hasta diputados.

En este clima se fue gestando una gran Huelga Revolucionaria, que cristalizó en octubre, y que fue rápidamente dominada por el Gobierno, que utilizó todos los medios represivos a su alcance. El movimiento revolucionario se sofocó de inmediato en Madrid y Barcelona, así como en las demás regiones; sólo en Asturias pudo mantenerse unos días, debido a la unidad ejemplar de todas las fuerzas izquierdistas (UHP), y quizá a una mejor preparación: tenían armas y también dinamita. El día 5 de octubre se proclama la República Socialista en el Ayuntamiento de Oviedo.

El Presidente Lerroux llamó a Franco y a Goded para que organizasen la represión. Se envió a la Legión y a los Regulares de Marruecos. El día 10 se acabó todo con la caída de Gijón.

La represión fue durísima en todo el territorio nacional: se calculan unos 30.000 detenidos: socialistas, cenetistas, catalanistas (Companys fue condenado a muerte), Largo Caballero, el propio Azaña... A continuación se descabezó el movimiento obrero.

En el campo se produjo el caos: los propietarios tomaban represalias por su cuenta; hubo miles de despidos; se volvió a la semana de 48 horas y se redujeron los salarios. Hubo 20 sentencias de muerte. Lerroux no quería que se ejecutasen, pero Gil Robles se negaba a las conmutaciones, y por ese motivo dimitió.

La sociedad quedó profundamente dividida: eran los antecedentes de la Guerra Civil.

En la provincia de Valladolid, provincia agraria por excelencia, y cuya mayor fuerza laboral eran los jornaleros del campo, la huelga fue secundada en muchos pueblos, aunque sin éxito. Se proclamó de inmediato el estado de guerra y comenzaron las detenciones. La ciudad volvió a la normalidad el día 7, pero en los pueblos hubo más resistencia.

En Medina de Rioseco se asaltó una armería; murió un sargento, fueron heridos un teniente y cuatro guardias civiles y se practicaron más de setenta detenciones.

En Tudela de Duero hubo enfrentamientos y más de cincuenta detenidos. En Aguilar de Campos, tal como recoge la prensa del momento, «se proclamó el Comunismo Libertario». Los huelguistas desarmaron a uno de los guardias y se hicieron con el Ayuntamiento. Este hecho se saldó con abundantes detenidos. Lo mismo ocurrió en Peñafiel, en Fombellida, en Cabezón de Pisuerga, en Corcos del Valle, en Cigales, y en varios pueblos más.

A continuación, el Gobierno organizó una represión durísima: se detuvo a cientos de personas; se clausuraron decenas de Casas del Pueblo, y se destituyó a los republicanos de todos los puestos de poder: alcaldías, concejalías, actas de diputados...

Así, la mayoría de los Ayuntamientos, incluido el de Valladolid capital, fueron suspendidos.

La represión continuó durante los siguientes meses, practicándose detenciones en muchos pueblos, estuvieran o no los detenidos complicados en la intentona; hubo además registros domiciliarios, acoso y persecución.

El año 1935 comienza en España con 35.000 presos políticos; los partidos políticos y sindicatos de izquierdas, prácticamente desarticulados, los obreros en manos de los patronos y caciques, y un problema de paro gravísimo.

Con este panorama comenzaron a celebrarse en todo el país los consejos de guerra a los detenidos.

Estos encausados por la huelga de octubre cumplirán penas más o menos largas en prisión; algunos, hasta que sean amnistiados en febrero del 36 por la victoria electoral del Frente Popular.

Y son precisamente las personas con estos antecedentes, así como en muchos casos, sus familiares directos, las primeras víctimas del golpe de estado de julio del 36: nuestras investigaciones confirman los asesinatos y ejecuciones de la inmensa mayoría de estos detenidos del 34 durante los primeros días del golpe a manos, principalmente, de los grupos falangistas de sus propios pueblos, que actuando de forma incontrolada, sacaron a estas personas de sus casas, las asesinaron e hicieron desaparecer por montes y cunetas en fosas anónimas e ilegales, se incautaron y destruyeron sus bienes e intentaron, por fin, hacer desaparecer para siempre su memoria.

(Represión franquista en Valladolid)

martes, 27 de marzo de 2012

Sobre los diezmos eclesiásticos

A pesar de mis compañeros, daré algo de razón a Félix Rodrigo Mora sobre lo que dice en una entrevista publicada en el último número del CNT, es verdad que en la Constitución de 1812, como en las siguientes, el Pueblo, las clases populares, no tuvo papel alguno. ¡Cómo si fuese algo nuevo! Del mismo modo que tampoco intervino anteriormente en los antiguos fueros medievales, que otorgaban los reyes y grandes de la nobleza en sus feudos. O que en los concejos medievales —que estaban en poder de una minoría— se regían en una especie de democracia directa (en contra de los que algunos han creído y creen). El pueblo solamente fue un actor pasivo y subordinado, cosificado por otros intereses.

Con la formación del Estado liberal, se impuso el capitalismo (aunque ya se dio los primeros coletazos con el llamado «despotismo ilustrado» del siglo XVIII). Durante el Antiguo Régimen la Iglesia poseía un tercio de todas las tierras penínsulares, era uno de sus máximos terratenientes, y los liberales del XIX expropiaron gran parte de estas tierras para venderlas y sacar más provecho de ellas. Como hiceron lo mismo con los bienes comunales de los municipios, empujando a la proletarización de miles y millones de campesinos. Pero todo esto es después, con las Desamortizaciones de Mendizabal, en los años treinta del siglo XIX, y las de Madoz, a mediados del siglo.

Fue lógico, en cierto sentido, que el pequeño propietario rural del norte apoyase al carlismo, ya que se les decía que con Don Carlos las reformas hubiesen sido de otra manera. Teniendo en cuenta que durante la llamada Segunda Guerra Carlista, o de los matiners, a las partidas guerrilleras de éstos (tras la Revolución de 1848 en Francia) se uniesen otras guerrillas republicanas y con apoyo del Partido Progresista. Los liberales estaban divididos (depués de la muerte de Fernando VII) en dos partidos, el Moderado y el Progresista. Aunque divergiesen en algunos aspectos como el papel que la Corona debía ejercer... Es cierto que sus componentes pertenecían a las élites sociales del momento (y al frente de ellos había militares), y que la burguesía que durante el Antiguo Régimen había tenido un lugar secundario, pasó a ser el sector dominante con el Nuevo Régimen. Aunque la nobleza siguió teniendo influencia, riqueza y poder, igual que anteriormente. Las clases dominantes fueron y son las mismas.

Para el campesinado español, como al proletariado urbano, el cambio de régimen no le supuso ningún beneficio. Igual que estaban fastidiados y explotados antes, lo estuvieron después. Pero la Iglesia, sibilina como es, fue recompensada con el regimen liberal, a pesar de las desamortizaciones, recibió otros beneficios. Con el Concordato de 1851 la Santa Sede reconocía el sistema liberal (aunque algunos curas siguiesen apoyando a los carlistas). Es más, los mismos carlistas reconocieron el sistema constitucional y abandonaron todas pretensiones absolutistas.

Aunque pudiesen tener los mismos motivos sociales los diferentes levantamientos populares decimonónicos (y, también, del siglo XX), los objetivos eran muy diferentes. No fueron lo mismo los porqués del pequeño propietario rural del norte que el de los jornaleros y braceros del sur, o el del proletariado industrial catalán. Recordemos que durante la Guerra Civil de 1936-39, una buena parte del campesinado castellano, gallego o navarro apoyó a los franquistas, y el campo andaluz y manchego, al bando republicano. Sin contar las diferentes organizaciones sociales, sindicales y políticas de todos.

Hace unos días, el obispo de Cádiz propuso recuperar los antiguos diezmos... ¡Este clero con el dinero, esponjas son! Sebastián Miñano en su libro de 1820, Lamentos políticos de un pobrecito holgazán, sobre la situación del campesinado en tiempos de Fernando VII, durante los años que abolió la Constitución de 1812, nos explica en que consistían los diezmos a la Iglesia y al Rey:
«En cuanto asoma el verano y las mieses empiezan a ponerse amarillas, ya tiene usted a su puerta un lechuzo vestido de negro, con una sotana muy larga (...) y sin preguntar ni una palabra relativa a lo que se ha gastado en la siembra, ni en la labor, ni en el abono, ni en la era, ni el acarreo, ni en nada de lo que huele a partida de data, abre su cuaderno, y presenta un cargo de la décima parte de lo que se ha cogido, Usted se queda aturdido de ver que el tal sopistón trae ya ajustada la cuenta hasta por cuartillos de lo que monta la cosecha, y sin más ni más le da a usted la comisión de trasladar a la cilla el diezmo de lo que entre en el granero. (...) Apenas se ha salido el lechuzo negro, cuando se asoma por la puerta otro, vestido de lana gris (...) Echa su “Deo gracias” por delante, y sin pedir nada por amor de Dios, dice que viene por la limosna del convento de San Francisco. No hay que pensar que con un “Perdone, hermano”, o con un ochavo roñoso se sale de aquel apuro, porque a lo menos se ha de llenar el tercio de un buen costal que descansa a la puerta sobre una pollina (…) Detrás del lechuzo gris viene otro vestido de color tabaco, con un capuchón terrible y unas barbas que le llegan hasta la cintura; saluda con la cabeza (…) y empieza a conmover al alma de la casa, refiriendo los apuros en que se ven los benditos religiosos con motivo de haberse acabado ya el trigo destinado para el año y que, como la regla de nuestro padre no permite que ellos toquen físicamente el dinero, viene a pedir en especie, aunque no sea más que fanega de grano de cada vecino (…) En pos del de la capucha entra el hermano motilón, mandadero de las monjas de la esquina, el cual, sin arengas ni cumplidos, dice que viene por lo acostumbrado y carga con igual pitanza que los otros (…).

»Claro es que, con estas idas y venidas, el granero ha llevado un toque más que mediano, pero ni siquiera hemos empezado a contar las socaliñas. Aún falta pagar la renta de las tierras arrendadas a los monjes del desierto. (...) Verdad es también que estos anacoretas suelen ser muy suavecitos con los que retrasan sus pagos, pues lo más que hacen es ponerles por justicia, hacer que los metan en la cárcel, embargarles hasta la cama en que duermen y dejar a la inclemencia a toda la familia. Esto sólo se verifica cuando no tienen el señorío del pueblo, pues en este caso, que es el más frecuente, no necesitan interpelar otra autoridad que la suya (...).

»No bien han concluido los lechuzos eclesiásticos de exigir sus respectivos cuantaques, cuando se presentan los lechuzos seculares a cobrar los repartos de las contribuciones reales. Allí es el ver los semblantes del escribano y del alguacil con su varita en la mano, que es signo de la dulzura; y allí el temblar de las piernas de todos los penitentes, que saben cuasi de fijo dónde han de pasar la noche. El cuaderno contiene muchas cosas tan justas como curiosas, porque ahínda del reparto de la contribución se le piden al vecino los de riegos de las heredades que se secaron, los de la guardería del campo que se arrasó antes de la cosecha (...); los derechos de la sal, los de la alcabala, la sisa, la paja y utensilios, y otras mil preciosidades que, con diversos nombres y apellidos, se han ido aumentando cada año.»

lunes, 26 de marzo de 2012

"Vídeos de primera" de Félix Rodrigo "Moa"

A continuación os presentamos los "vídeos de primera" de Félix Rodrigo "Moa" recopilados por Pandoras24 en You Tube.




Helo aquí mostrando su lado más racista y xenófobo contra lo que viene del sur y haciendo historia-ficción:


Más historia-ficción: La II República en realidad era reaccionaria y tampoco la Guerra Civil es lo que nos ha contado el contubernio judeo-masónico-comunista (fuente: la Guardia Civil)...


Tampoco se corta el Félix de los Ingenios a la hora de escupir todo su veneno misógino:


Sigue reinventando la historia a su conveniencia y se saca de la manga algo que llama "monacato revolucionario" y cada vez se le ve más la sotana a este charlatán manipulador:


Su dialéctica jesuítica y confusionista en realidad encubre su apoyo a la Iglesia Católica:


Y sigue enredando con su palabrería de seminario para decir que no es antirreligioso sino (sic) "arreligioso":


Si es que él no está por la Revolución Social sino por la "espiritualidad"...¡Acabáramos!:


Y es que en nombre del ateísmo "se ha matado tanta gente". Y en nombre de la religión ¿cuánta gente se ha matado? ¿Y las cruzadas? ¿Y la Insquisición? ¿Y la Reconquista? ¿Y la colaboración de la Iglesia con el fascismo? De todo ello no habla el Amigo Félix:


Porque por supuesto quien manipula la historia es la izquierda, él no:


Claro, como la izquierda tiene un "pensamiento victimista" (porque ha sido víctima imaginaria como en la Guerra Civil y en la Dictadura Franquista ¿no?):


Y por culpa de la izquierda hemos sufrido "una de las principales formas de perversión": el Estado del Bienestar. Menos mal que sus amigos del PP ya están poniéndole remedio:


Y menos mal que a través de las prédicas del Félix de los Ingenios podemos abrazar la Verdad y redimir nuestros pecados :


En especial el pecado original, puesto que nosotros "no somos buenos, no somos gente limpia":


Por eso tenemos que leer la Biblia y purificarnos:


Y nada de seguir doctrinas impías y racionalistas como la de Darwin que contradicen las Sagradas Escrituras:


Y por último, dejemos que el Amigo Félix nos revele sus revolucionarias fuentes historiográficas: Juan de Mariana, un curángano del siglo XVI...


Y digo yo: ¿cómo es posible que el Movimiento Libertario organice charlas para este reaccionario y aun le deje escribir páginas y páginas en sus publicaciones?

[Desmontando al esquirol] El 29M tienes derecho a trabajar

Pasa de la huelga porque tú tienes derecho a:

● Derecho a que te bajen el sueldo. Defiéndelo.

● También tienes derecho a que te despidan si tu jefe ha ganado un poquito menos de lo que le gustaría. Esto es importante.

● No olvides tu derecho a que tu jefe se pueda saltar el convenio y ofrecerte unas condiciones de trabajo individuales por debajo de los mínimos estipulados en convenio.

● Defiende el derecho a que te puedan despedir en cuatro días, a pesar de que hayas decidido trabajar en un día de huelga.

● Te corresponde el derecho a que te despidan por la mitad de dinero.

● Derecho al trabajo en el día de huelga, los parados que se jodan los otros 364 días del año.

● Derecho a pensar que no vamos a conseguir nada con la huelga. Es mejor quedarse quietos y no hacer nada. Aguantaremos con lo que venga y ya está. Es por nuestro bien.

● Que nadie te quite la ilusión de heredar la empresa. Estaría bueno.

● Tienes derecho a «pasar» de los sindicatos, porque son todos iguales. Lo único que quieren es ganar dinero sin trabajar. Van a lo suyo y son todos unos chupópteros ¡todos! Incluso la CNT, que no tiene liberados, que se gestiona con la cuota de sus afiliados y no cobra un euro del Estado. A ti no te la dan.

● Tienes derecho a ponerte en lugar del empresario. Cuántos problemas tiene... no como tú, egoísta.

● Derecho a que te alarguen la edad de jubilación hasta los 67 años o incluso a los 70, aunque estés para el arrastre. Fundamental.

● Derecho a que te suban los años de cotización para que puedas cobrar menos jubilación. Que no te quiten este derecho.

● No renuncies al derecho de entregar tu dinero (dinero público) a los bancos, para que se puedan hacer recortes en gastos sociales e infraestructuras. ¿Para qué queremos tantos hospitales o escuelas? Lo primero es la Banca, que está sufriendo mucho.

● Pero sobre todo, que nadie te quite el derecho a dejar un mundo peor para tus hijos, dilapidando los pocos derechos que nos quedan y que nuestros antepasados conquistaron con sangre, sudor y lágrimas. Que les den por saco, di que sí.

A LA HUELGA QUE VAYA EL GOBIERNO


Manual CNT sobre detenciones

Nos encontramos ante una situación socioeconómica en la que asistimos a ataques continuos a nuestros derechos sociales y laborales. Algunos ataques como la reforma laboral que afecta a toda la clase trabajadora del estado, y otros, como los recortes de gasto público en educación, sanidad o servicios sociales que empiezan a sufrirse en comunidades como Cataluña, Madrid o Valencia.

Las fuerzas represivas están actuando de forma desproporcionada a las respuestas organizativas de la clase trabajadora ante las agresiones, laborales, económicas, sociales, mediante las herramientas de lucha que la CNT comparte: las movilizaciones y manifestaciones. Con la presente guía pretendemos dar a conocer lo que la legislación regula en materia de detenciones de modo que conozcamos cuáles son nuestros derechos y de ahí poder actuar consecuentemente al objeto de tener las menores consecuencias legales.


Criminalizar al disidente, el arma más potente

Comunicado de la Federación Obrera Regional Argentina frente a la nueva Ley Antiterrorista

Asociar la disidencia con la violencia es uno de los métodos más eficaces para acabar con cualquier atisbo de resistencia social, ya que amparándose en la defensa de la seguridad ciudadana, los gobiernos han encontrado un pretexto recurrente para aniquilar los derechos más elementales.

Acatando el consejo estadounidense que amenazaba con excluir a Argentina de la lista de países «confiables para los inversores», se ha promulgado una Ley Antiterrorista, que calcando el patrón diseñado desde hace décadas por las nefastas democracias neoliberales europeas, esconde una clara voluntad represiva contra militantes y luchadores sociales.

La normativa, basada en definiciones laxas, tipifica como terroristas actos sobre los que ni siquiera existe un consenso jurídico generalizado como las conexiones internacionales, la apología o la pertenencia a asociaciones ilícitas. Dicho de otro modo, bajo el telón del «terrorismo» se está enmascarando la criminalización de los cortes de ruta, el escrache, la solidaridad con detenidos políticos o reclamos tan básicos como la libertad sindical ya que «buscan obligar a un gobierno a cometer un acto».

Sin embargo, pese a que el abanico de posibles terroristas se ha ampliado de manera notable, no se encuentran incluidos en la Ley los dos actos de terrorismo más comunes en Argentina: el de Estado y el Patronal, que «mediante la comisión de delitos se proponen aterrorizar a la población, contando con armas y medios para poner en peligro la vida o integridad de un número indeterminado de personas».

Los casos de gatillo fácil, la muerte de militantes a manos de patotas sindicales, el trabajo en negro o lo precariedad laboral seguirán siendo delitos menores y por supuesto incomparables con actos tan peligrosos como manifestarse exigiendo mejores salariales o repartir panfletos que denuncien la brutalidad policial.

Así las cosas, a partir de ahora, todos somos terroristas o sospechosos de serlo hasta que se demuestre lo contrario. Mientras tanto, los verdaderos terroristas seguirán sentados en el Congreso y el Senado legislando.


jueves, 22 de marzo de 2012

Anonymous declara la guerra a los empresarios españoles en vísperas de la huelga general


Fuente: RT
(21 de marzo de 2012)

El grupo de piratas informáticos Anonymous declaró la guerra a múltiples compañías españolas que podrían obstaculizar la huelga general convocada en España para el próximo 29 de marzo.

Los hackers más famosos del mundo están difundiendo entre sus seguidores en Internet consignas para realizar lo que ellos mismos denominan ‘e-piquetes’, una serie de ataques informáticos contra diversas empresas que podrían impedir a través de la red la convocatoria de la primera huelga general nacional desde septiembre del 2010.

Entre los principales blancos de Anonymous están aquellas empresas ‘denunciadas’ en la red social Twitter por poner presuntamente trabas al derecho de huelga. Los denunciantes se oponen a la reforma laboral que flexibiliza el despido en el país con la mayor tasa de desempleo de la zona euro.

Múltiples gobiernos han intentado detener a Anonymous por sus frecuentes ciberataques. Las páginas web de la CIA, el FBI y Scotland Yard, además del Senado estadounidense y un sinfín de corporaciones han conocido ya las embestidas del enigmático grupo de 'hacktivistas'.

martes, 20 de marzo de 2012

CNT, CGT y SO llaman a la Huega General el 29 de marzo

Contra la Reforma Laboral y el Pacto Social

Las organizaciones sindicales Confederación General del Trabajo (CGT), Confederación Nacional del Trabajo (CNT) y Solidaridad Obrera (SO), como convocantes de la Huelga General del próximo 29 de marzo, hacemos un llamamiento a la participación activa, en dicha Huelga, de todas y todos los que aquí vivimos y trabajamos, a la clase trabajadora con o sin empleo, a los movimientos sociales, a los colectivos desfavorecidos y precarizados, a las asambleas populares y de barrios, juventud, estudiantes, pensionistas, desahuciados, migrantes, excluidos… un llamamiento a toda la población para secundar el paro y las movilizaciones durante esa jornada, un llamamiento a realizar una paralización total de la producción y del consumo, a manifestar un rechazo radical de la política económica y social desarrolladas por las distintas Administraciones (el Estado), un llamamiento para defender nuestra dignidad y los derechos laborales y sociales que nos están arrebatando con la Reforma Laboral, el Pacto Social y el resto de leyes antisociales que el gobierno y la patronal están decretando.

El objetivo de CGT, CNT y SO al convocar Huelga General no es negociar la Reforma Laboral, sino derogarla junto al resto de medidas económicas y antisociales que agreden directamente a la clase trabajadora.

Exigimos la retirada de las políticas, leyes y actuaciones del capital que fomentan el paro, el recorte de derechos colectivos e individuales, la precariedad y la explotación de la clase trabajadora y que impiden un reparto justo del trabajo, la riqueza y el bienestar.

Exigimos la aplicación inmediata de medidas concretas que acaben con el paro, la precariedad, la temporalidad y siniestralidad laboral.

La Huelga General del día 29 es una fecha muy importante pero que, en caso necesario, tendrá continuidad con la convocatoria de futuras movilizaciones y Huelga General hasta conseguir dicho objetivo.

Para llevarlo a cabo CGT, CNT y SO buscaremos el máximo de unidad y confluencia con aquellas otras organizaciones sindicales y movimientos sociales que persigan la defensa de los derechos de la clase trabajadora, la justicia social y la libertad.

La lucha está en la calle y en las empresas

29 M - Huelga General contra la Reforma Laboral y el Pacto Social

lunes, 19 de marzo de 2012

Manifestación: Ningún privilegio para las iglesias. De mis impuestos a las iglesias cero.


Los organizadores y organizadoras de la manifestación “Ningún privilegio a las iglesias. De mis impuestos a las iglesias cero” hacemos públicas las siguientes consideraciones:

· La intención de este acto no es atacar a las creencias de nadie. El creyente no es nuestro adversario, sino la jerarquía que se aprovecha de él y usa las creencias como herramienta de opresión e imposición.

· El motivo de pedir el acto en el día llamado Jueves Santo por la ICAR (Iglesia Católica Apostólica y Romana) es porque nos parece el día más indicado para decir ¡Ya no más privilegios al clero! En este día son tomadas las calles por procesiones haciéndolas prácticamente intransitables y ofendiendo la sensibilidad de quienes estimamos la vida en plenitud, felicidad y libre de todo sufrimiento. El gasto público que suponen estos actos religiosos es difícil de calcular y siempre excesivo, más aún en una época de crisis en la que se está recortando en servicios sociales esenciales. Queremos denunciar que el jueves de la primera luna llena de la primavera es de todos, no solo de la ICAR.

· Así mismo, pedimos respeto para los que no tenemos creencias sobrenaturales y que, sobre todo, no tratamos de imponer nuestra creencia o no creencia con actos proselitistas con cargo al dinero de todos. Exigimos libertad de conciencia.

· Porque nuestra libertad de expresión está siendo restringida y perseguida por una supuesta sensibilidad del creyente. Todas las ideas, creencias, opiniones pueden y deben ser expuestas a debate.

· Fina y sutil la ironía de la ICAR cuando dice que no tiene privilegios sino exenciones fiscales. En este caso el privilegio son las exenciones fiscales; pero tiene otros muchos: la educación, el patrimonio artístico, la ocupación de la calle cuando considera oportuno…


· No nos oponemos a que quien quiera tenga la religión que guste, pero defendemos que el costo de la misma debe ser sufragado por sus seguidores.

· Porque los señores eclesiásticos están contra el amor libre, es decir, la libre unión de personas basada en el amor sin intermediarios ni mediadores.

· Más evidente es la doble moral del clero en el aspecto sexual. Por un lado condenan la libertad sexual como pecado, y por otro las prácticas de abusos sexuales en la Iglesia son múltiples y encubiertas por la jerarquía.

· No es menos conocido, aunque no lo suficientemente denunciado, la participación y encubrimiento de miembros del clero en la desaparición de recién nacidos; como en las cárceles de presas políticas regentadas por religiosas durante la dictadura franquista o en los casos que recientemente están saliendo a la luz ocurridos en los últimos 30 años

· Porque quieren hacer de la enseñanza una forma de adoctrinamiento en sus creencias.

· Por…

Ningún privilegio a las iglesias. De mis impuestos a las iglesias cero.

Burguesía NO. Socialismo SÍ

[Ahora que se conmemora el bicentenario de la Constitución de Cádiz de 1812 —en plena Guerra de la Independencia antinapoleónica—, las Cortes reunidas en la sitiada ciudad andaluza, solamente representaban a la minoritaria élite dominante hispana. El parlamentarismo moderno supuso el final del Antiguo Régimen y su sustitución por el Estado liberal o Nuevo Régimen. Se abolió el régimen señorial, pero se impuso la gran propiedad, los anteriores grandes señores pasaron a ser grandes terratenientes propietarios (de las 52 grandes propiedades que había en la mitad sur peninsular, a mediados del siglo XIX, 42 pertenecían a la alta nobleza). La burguesía se transformó en la clase política dominante, si bien antes buscaba la adquisición de títulos nobiliarios, su ennoblecimiento, con el Nuevo Régimen ocurrió lo inverso: es la nobleza la que se aburguesa. Pero los resortes del poder estuvieron siempre en las mismas manos. El pueblo llano y menudo, no pintaba nada (como antes), es más, con las desamortizaciones o privatizaciones de los bienes comunales de los municipios, la situación del campesinado no mejoró..., empeoró más, se proletariarizó, igual que les pasó a muchos artesanos urbanos. Se pasó de un sistema absolutista y señorial injusto, a otro igual, o peor, de desigual e injusto: el Capitalismo. Bakunin ya nos lo reflejaba:]

Por MIJAIL A. BAKUNIN

… La burguesía es una clase condenada por su propia historia y fisiológicamente agotada. Antes iba en vanguar­dia y en eso consistía todo su poder; hoy retrocede, tiene miedo, se condena a la nada.

… Entumecida y desmoralizada por el disfrute de los bienes adquiridos, separada por un abismo ya infran­queable del proletariado que explota, al haber perdido esa audacia del pensamiento y de la acción que le hizo con­quistar el poder político del que ahora abusa, al no com­prender ya nada del presente, al atreverse menos aún a mirar cara al futuro, y al tener ya sólo miradas para un pasado que ninguna fuerza en el mundo sabría restituir­le, la burguesía ha perdido toda capacidad de crear, tanto en la política como en el socialismo.

… Hoy como ayer y más incluso que ayer, traicionada por la luz denunciadora que lanzan los acontecimientos sobre los hombres y sobre las cosas, se muestra dura, egoísta, codiciosa, estrecha, estúpida, brutal y servil al mismo tiempo, feroz cuando cree poder serlo sin mucho riesgo, como en las nefastas jornadas de junio, siempre prosternada ante la autoridad y la fuerza pública de la que espera su salvación, y enemiga del pueblo como siempre.

… La revolución de 1793, dígase lo que se diga, no era ni socialista ni materialista ni, por servirme de la presuntuosa expresión del Sr. Gambetta, era «positivista» en absoluto. Fue esencialmente burguesa, jacobina, metafísica, política e idealista. Generosa e infinitamente amplia en sus aspiraciones, había querido una cosa imposible: el establecimiento de una igualdad ideal en el seno mismo de la desigualdad material. Creyó poder reunir y envolver a todos los hombres en un inmenso sentimiento de igual­dad fraternal, humana, intelectual, moral, política y social, conservando como «bases sagradas» todas las condiciones de la desigualdad económica. Fue su sueño, su religión, manifestados por el entusiasmo y por los actos grandiosamente heroicos de sus mejores, de sus mayores representantes. Pero la realización de este sueño era imposible porque era contraria a todas las leyes naturales y sociales.

… Proclamó la libertad de cada uno y de todos, o mejor proclamó el derecho de ser libre para cada uno y para todos. Pero sólo proporcionó realmente los medios para realizar esta libertad y gozar de ella a los propieta­rios, a los capitalistas, a los ricos.

… «Libertad, Igualdad, Fraternidad». Pero, ¿qué igualdad? La igualdad ante la ley, la igualdad de derechos políticos, la igualdad de los ciudadanos, no la de los seres humanos; ya que el Estado no reconocía a los seres humanos sino sólo a los ciudadanos. Según él, el ser humano sólo existe en tanto que ejerce —o que, por pura ficción, consta que ejerce— los derechos políticos. El ser humano agobiado por el trabajo forzoso, la miseria y el hambre, el ser humano socialmente oprimido, económicamente explotado, aplastado y doliente no existe en absoluto para el Estado, que igno­ra sus sufrimientos y su esclavitud económica y social, su servidumbre real que se oculta bajo las apariencias de una libertad política de embuste. Es, pues, la desigualdad política, no la igualdad social.

… Mientras que no haya igualdad económica y social, la igualdad política será un embuste. He aquí lo que los mayores héroes de la revolución de 1793, Danton, Robes­pierre, Saint-Just no comprendieron. Querían la libertad y la igualdad tan sólo políticas, no económicas y sociales. Y es por ello que la libertad y la igualdad por ellos fundadas han constituirlo y asentarlo sobre nuevas bases la dominación de los burgueses sobre el pueblo. Pensaron disimu­lar esta contradicción poniendo como tercer término de su fórmula revolucionaria la «Fraternidad». ¡Fue tam­bién un embuste! Os pregunto si es posible la fraterni­dad entre explotadores y explotados, entre opresores y oprimidos. ¿Cómo? Os haré sudar y sufrir durante todo un día y cuando anochezca, cuando haya recogido el fruto de vuestros sufrimientos y de vuestro sudor dejándoos únicamente una pequeñísima parte para que podáis vi­vir, o sea sudar y sufrir de nuevo mañana en mi pro­vecho, cuando anochezca os diré: ¡Abracémonos, somos hermanos!

Tal es la fraternidad de la revolución burguesa.


viernes, 16 de marzo de 2012

AIT-Días de Acción el 29, 30 y 31 de marzo

Asociación Internacional de Trabajadores
13-marzo-2012

La Asociación Internacional de los Trabajadores (AIT) organiza Días de Acción el 29, 30 y 31 de marzo. Las Acciones son internacionales y contra las Medidas Capitalistas de Austeridad, la Explotación y la Opresión, con un enfoque en temas/conflictos laborales a nivel global, regional y local.

Las Acciones de la AIT coinciden con la Huelga General del 29 de marzo en España. La CNT-AIT española ha hecho un llamamiento a la Huelga General y las Secciones y el Secretariado de la AIT mostrarán su solidaridad con la organización hermana española. El 29 de marzo es también Día de Acción en solidaridad con el compañero de ZSP-AIT, despedido de ROCHE Polonia.

Estamos recibiendo información sobre la participación en los Días de Acción de la AIT, hasta la fecha están: ZSP (Polonia), SF (Gran Bretaña), sindicatos de la CNTF (Francia), KRAS (Rusia), AIT-Portugal y NSF (Noruega). Los Días de Acción de la AIT también coinciden con el Día Europeo de Acción contra el Capitalismo el 31 de marzo (31M), donde se encuentran FAU (Alemania), USI-AIT (Italia) y CNTE (España).

La Asociación Internacional de los Trabajadores (AIT) está convencida de que los trabajadores deben luchar contra las Medidas Capitalistas de Austeridad, la Explotación y la Opresión, por medio de Acciones Directas y Solidaridad Internacional. Las Secciones de la AIT son dirigidas por los propios trabajadores y sin «oficiales» liberados, no hacen colaboración de clase y no reciben subvenciones económicas por parte de los capitalistas ni del estado.

Los trabajadores nunca serán verdaderamente libres de la explotación y la opresión hasta que los trabajadores del mundo se organicen y luchen con el objetivo de sustituir el capitalismo actual por un sistema gobernado por ellos mismos que pueda proveer libertad real, social y económica, para los trabajadores.

¡Viva la AIT y el anarcosindicalismo!
Oslo, 12 de marzo de 2012
Secretariado de la AIT

jueves, 15 de marzo de 2012

¿Privilegios económicos de la Iglesia? ¡NO!

Fuente: Tierra y Libertad, 284
(Marzo de 2012)

Siria, en el punto de mira de la OTAN

De SSP

CNT, 13/03/2012

Tras la invasión de Irak a manos de EE UU y sus aliados en 2003 empezaron a circular rumores de otra posible intervención en Siria. Pero se conoce que sus impulsores no han encontrado hasta ahora el momento idóneo para atacar, en el contexto de esa nueva oleada de «revoluciones de terciopelo [o de colores]» que se ha dado en llamar «Primavera Árabe».

El mismo guión que en Libia

La crisis de Siria sigue el mismo guión que la de Libia. A las protestas legítimas ciudadanas contra una república «hereditaria» monopolizada por la familia Al-Assad, se sumaron una serie de acciones armadas destinadas a desestabilizar el país para provocar una intervención de las potencias con intereses geopolíticos en la zona (EE UU y Francia). Estas potencias han contado con la inestimable ayuda de las petromonarquías del Golfo Pérsico (Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos) que han aportado petrodólares y combatientes islámicos que están sembrando el terror en Siria igual que lo hicieron en Libia (o como lo hicieron también hace años en Bosnia, Kosovo o Chechenia) con ataques a la multitud con francotiradores, con bombas, con morteros, con sabotajes a oleoductos o con secuestros y asesinatos selectivos [1]. A estas monarquías, con Qatar a la cabeza, les han encargado las potencias occidentales dinamitar los regímenes más laicos del mundo árabe (y más «modernos» [pero filofascistas] si se comparan con las monarquías feudales y teocráticas del Golfo). Algunos de estos regímenes eran muy corruptos y serviles frente a los intereses de las grandes multinacionales (Túnez, Egipto) y no han tardado mucho en caer; otros mezclaban nacionalismo árabe con medidas socializantes y gozaban de mayor respaldo popular por lo que han hecho falta las bombas de la OTAN para derribarlos. Éste ha sido el caso de Libia. Y ahora le toca el turno a Siria.

El valor geoestratégico de Siria

Siria, como país clave en la conducción de petróleo, tiene para la estrategia estadounidense de dominio del negocio energético un valor crucial. Por este país árabe cruzan dos oleoductos que vienen de Irak y desembocan en el Mediterráneo. Uno pasa por la localidad de Homs (donde no es causalidad que los grupos armados yihadistas hayan actuado con tanta violencia) y otro por los altos del Golán, un territorio que Israel le arrebató a Siria en la Guerra de los Seis Días (es obvio por qué). Pero además la zona costera de Siria es uno de los principales escollos para el macroproyecto de oleoducto que llevará el petróleo de Bakú (Azerbaiyán) a través de Turquía e Israel hacia Asia, presumiblemente hasta la India (surtir a una potencia emergente de la envergadura de la India es el gran negocio del siglo XXI, que EE UU no quiere perder). Parte de este proyecto ya está hecho: el oleoducto Bakú-Tiflis-Ceyhan (téngase en cuenta que los países por los que pasa, a saber, Azerbaiyán, Georgia y Turquía, son aliados de la OTAN), un oleoducto considerado como el más estratégico del mundo ya que surte a los mercados occidentales. Pero aún falta lo más peliagudo: para llevar ese petróleo desde Turquía a través de Israel hacia Asia hay que pasar por 400 Km. de costa siria y libanesa.

Por ello el Pentágono lleva tiempo pensando en remodelar el mapa de Oriente Medio. Dentro de este plan de remodelación de las fronteras de Oriente Medio estaría crear un «Gran Líbano» que arrebatara su costa a Siria, dejándola sin salida al mar. Aquí hay que aclarar que el estado del Líbano fue creación del imperialismo francés que, cuando llegó la hora de la descolonización en 1943, dio la independencia a Siria y al Líbano por separado [2]. No es extraño pues que tras la invasión de Irak por parte de EE UU y sus aliados en 2003 se buscara la intervención en Líbano poniendo como excusa el atentado que costó la vida al Primer Ministro libanés Rafiq Hariri el 14 de febrero de 2005. Del atentado culparon inmediatamente a Siria cuando el suceso fue de lo más extraño: ¿cómo es posible que al día siguiente de una explosión de 1,000 kg. de TNT la calle estuviera reconstruida y abierta al tráfico destruyendo así el escenario del crimen y todas las pruebas? Por otra parte, Siria nada ganaba con ese atentado; al contrario, realmente, quienes ganaban, y mucho, eran EE UU, Francia e Israel que son los que más tajada pueden sacar de que la zona se convulsione y que, por tanto, los convierte en principales sospechosos de haber promovido el atentado. Este atentado fue la excusa parar dictar la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU (UNIFIL) 1701 para la supuesta pacificación del Líbano que congregó gran número de barcos de guerra de la OTAN (entre ellos dos españoles) frente a las costas de Siria, costas donde a su vez Rusia, aliado estratégico de Siria, tiene importantes bases militares [3].

Pero además, si EE UU logra invadir el territorio sirio y hace lo propio con Irán (hay rumores de ello desde 2007) cercará a Rusia por el sur puesto que Washington cuenta con bases en países «amigos» en la frontera meridional de lo que era la URSS y se acercará peligrosamente a su otra gran potencia rival y también aliada de Siria: China. Con lo cual tenemos todos los ingredientes para una futura guerra a gran escala que, aquí está lo grave, sería una guerra nuclear.

El frente mediático y «humanitario»

Esta estrategia belicista cuenta, como ya es habitual, con la ayuda de grandes medios de comunicación, de ONG´s y de conocidos gurús del «intervencionismo humanitario». En efecto, la mayoría de la información sobre Siria que difunden nuestros periodistas procede de la cadena Al-Yazira, propiedad de la familia real qatarí. De ahí que los media estén achacando al gobierno de Al-Assad los numerosos muertos de los ataques con francotiradores y bombas de los grupos armados yihadistas. Esto ha dado lugar a la difusión de bulos absolutamente esperpénticos: una mujer supuestamente secuestrada y decapitada por las fuerzas leales a Al-Assad que aparece para desmentirlo todo en la televisión estatal Siria, viva y con la cabeza en su sitio; imágenes de manifestaciones multitudinarias de la oposición que en realidad son de partidarios de Al-Assad; una supuesta lesbiana siria veinteañera que denuncia en su Blog la persecución a la que somete el gobierno a los homosexuales pero que resulta ser un señor de 40 años, norteamericano residente en Escocia; una rueda de prensa en la que un miembro de la oposición recita la guía telefónica de Damasco y la hace pasar por una lista de víctimas de la represión de Al-Assad...[4] Especial mención merece el diario de «izquierdas» Público que difunde la versión de la oposición armada siria sin cambiar una coma porque su propietario, Jaume Roures, tiene importantes negocios en Qatar. Y qué decir de ONG´s como Amnistía Internacional, que informan de las masacres gubernamentales sin haber puesto un pie en Siria o de la «izquierda» partidaria del «intervencionismo humanitario» (de forma más o menos disimulada) [5] y su crítica selectiva contra los «regímenes» de Libia o Siria pero no tanto contra el de Irak (que, como el de Al-Assad, era baasista). Cómo se nota que en la Casa Blanca gobierna un demócrata.

Notas:
[1] Véase la entrevista a Michel Chossudovsky del Center For Research On Globalization en RT.
[2] Fuente: CSCA
[3] Fuente: Boletín nº 134. Armas contra las guerras.
[4] Fuente: Boletines, nº 402-404 . Armas contra las guerras.
[5] Véase noticia en Rebelión

domingo, 11 de marzo de 2012

Anarcocapitalismo: la mentira intolerable

Un nuevo peligro acecha a la humanidad y nosotros sin saberlo. Menos mal que la señora Cristina Fernández alertó en Cannes sobre la amenaza que se cierne sobre nosotros: el avance del anarcocapitalismo. Este concepto, encubierto de manera semántica, no es otra cosa que la defensa de la propiedad privada a ultranza aboliendo al Estado para la creación de un mercado de comercialización exclusivo de los privados. Se maquilla la propia naturaleza del Estado que se basa en la explotación del hombre por el hombre. Nada tiene que ver con el ideal anarquista, que fue la génesis del movimiento obrero a nivel mundial.

Pero, afortunadamente, en la conferencia de los 20 miembros más poderosos del mundo, la señora tuvo la gentileza de anunciar su catastrófico vaticinio ante quienes pueden salvar a la humanidad de tan siniestro destino. Así que todos podemos dormir tranquilos porque gracias a su bondadoso gesto, los «superhéroes» evitarán la desgracia emprendiendo una cruzada para restaurar el «capitalismo en serio»

Entendemos, entonces, que el capitalismo en serio que pregona la señora es el de los sueldos de miseria, la tercerización, la abismal brecha entre ricos y pobres, el destierro de los pueblos originarios y el saqueo de la riqueza del suelo, entre otros atentados contra la humanidad y la tierra. Efectivamente, señora Cristina, usted está proponiendo un capitalismo en serio: el que rige actualmente.

Cristina Fernández pasará a la historia no sólo por avivar un trasnochado concepto económico, sino también por reafirmar la condición de esclavitud de los trabajadores. Toda una declaración de principios de quien se jacta de encabezar un proyecto «integrador y popular». A no ser que el pueblo despierte y se le acabe el negocio.

Estamos acostumbrados a la desvirtuación del concepto «anarquismo», pero lo de Cannes es una vuelta de tuerca intolerable.

El anarquismo lleva dos siglos luchando por la libre organización de trabajadores de forma horizontal, un sistema económico igualitario y una sociedad sin clases. Y eso sí que es una amenaza en serio.

La anarquía es el orden sin gobierno y sin Estado; el capitalismo, cualesquiera sean sus formas, neoliberal o keynesiano, es la esclavitud. El primero, a las leyes del mercado; y el segundo, al Estado omnipotente y omnipresente. Los que defienden el keynesianismo nunca han dejado de pactar con el neoliberalismo. La anarquía es la abolición de todas las formas de capitalismo. Es la sociedad libre de productores libres. Para la anarquía, la propiedad es un robo en todas sus formas.

Federación Obrera Regional Argentina (FORA)
Adherida a la Asociación Internacional de los Trabajadores (AIT)